Foro de Ocosingo: El cuidado de la Madre Tierra. Testimonios de los Canan Lum Qu’inal, de la misión de Bachajón, Chiapas.

A 18 de noviembre de 2016

Ocosingo, Chiapas, México

Expositores: Los cuidadores de la Madre Tierra (Canan Lum Qu’inal, en lengua tseltal).

 

Testimonio de Carlos

 

“Los jóvenes dejan su casa porque ya no quieren trabajar la tierra, ya no quieren sembrar maíz, frijol, café. Todo lo que quieren los jóvenes es ganar dinero fácil, ya no quieren trabajar la tierra. En estas peregrinaciones estamos compartiendo lo que hacemos los cuidadores de la madre tierra. Es para que fortalezcamos nuestras semillas, las tierrras que tenemos y que nos dejaron nuestros padres.

 

Comparto cómo las semillas de maíz ya no son nuestras. Han escuchado, les han platicado que las semillas que tenemos, ahora las tienen los Kaxlanes (extranjero, en lengua tseltal). Ya las tienen ellos y nos las van a dejar en nuestras tierras. Y dentro de muchos años ya no serán nuestras tierras, serán de ellos”.

 

Testimonio de Ana María

 

“Invitemos a los niños, a los jóvenes para enseñarlos a sembrar maíz, frijol, todo lo que tenemos en nuestras tierras. Que no se nos olvide el altar maya que es todo lo que tenemos, en él le podemos agradecer a Dios. Nosotros somos millonarios por la riqueza de nuestra semilla y de nuestras tierras. Tenemos que cuidar nuestras tierras, ya no utilizar los agroquímicos porque están matando todo lo que está en la tierra. Nuestros abuelos no utilizaban agroquímicos, ellos trabajan con su sudor y daba fruto su trabajo y es lo que debemos demostrarle a los jóvenes. Que se puede todavía”.

 

Testimonio de Ana

 

“No sé leer ni escribir, no compro nada, trabajo con sudor, con mi esposo y lo tenemos todo. Tengo 4 tipos de frijol. Mis niños estudian. Dicen que los niños ya no quieren estudiar, a los míos les gusta trabajar en las tierras. Ellos tienen su maíz, su frijol, ellos siembran. Están en un diplomado. Desde que empezó les enseñaron que deben trabajar la tierra. Aunque no sepa yo leer, entiendo lo que nos han dicho, lo que nos han dado y estoy agradecida a Dios. Ahora seguimos con los otros diplomados, les estamos enseñando a sembrar.

 

No estamos acostumbrados a comer azúcar. No compramos galletas, ni dulces. Y no compramos refresco, aprovechamos el fruto de limón y naranja. Y es como nosotros trabajamos”.

 

Testimonio de Pablo

 

“Hay muchas cosas que ya no están bien en nuestras tierras, el agua, los ríos que tenemos. Estamos tirando mucha basura. Las empresas nos meten en la cabeza que compremos los plásticos y los tiremos, y los tseltales los compramos. Compramos muchas cosas que son de las empresas y no tenemos conciencia porque no tiramos la basura en su lugar, en la calle. Eso nos causa tristeza porque no estamos ayudando a nuestra Madre Tierra.

 

El gobierno nos manda alimento en el programa de Cruzada Nacional Contra el Hambre y es lo que nos están dando en las comunidades, nos llega en la mano como el veneno, nos están matando y todo lo que ellos mandan lo traen desde Japón y es lo que nos mandan a las comunidades. Eso está pasando ahora, viviendo como tseltales nos están cambiando el modo de pensar, nos están metiendo en la cabeza que ya no trabajemos en nuestras tierras, que nos están dando de comer gratis, pero no es cierto, se quieren quedar con nuestras tierras. Los alimentos que nos mandan están pasados de caducidad. Lo que nos mandan tiene enfermedades y con enfermedades ya no podemos trabajar nuestras tierras.

 

Lo primero que nos está mandando el gobiero es lo que nos está aplastando, nos está matando. Después nos vendrán a quitar nuestras tierras. Todo lo que tenemos lo quieren. Primero nos dan de comer y después nos robarán lo que es de nuestros padres, nuestra tierra.

 

Hay dos palabras que utilizamos los Canan Lum Qu’inal: la seguridad alimentaria, pero nosotros queremos la autonomía alimentaria, que es alimentar nuestras tierras. Es mejor trabajar la tierra que nos dejaron nuestros abuelos, debemos llevarlo en el corazón y en la cabeza, es lo que nos fortalece como tseltales.

 

La Reforma del campo. Desde hace muchos años el gobierno pensaba tenerla en nuestras tierras. El Popol Vuh nos comparte que el maíz es donde se formaron 4 hombres: les dio el cuerpo, la sange, los músculos al hombre y la mujer, y en la Biblia, en el Génesis, el hombre y la mujer vinieron de la tierra y Dios les dio todo, árboles frutales. Dos árboles, uno es el árbol de la ciencia, y la mujer comió del árbol que le abriá el pensamiento. Así el gobierno es el que está mandando muchas cosas que no debemos de tener, de agarrar, de meterlo en nuestras comunidades.

 

La Bilbia, el Génesis, donde habló el Diablo, y le dijo a la mujer: no le crean a Dios cuando le dice que les abrirá el pensamiento y es ahora lo que nos está haciendo el gobierno. Nos están mandando cosas que dicen que son para ellos bien de nosotros, pero no es cierto, es para acabar con nuestra tierra”.

 

Testimonio de Julio

 

“No a las semillas transgénicas, no al monocultivo, no a la fragmentación de nuestra diversidad.”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s