En Defensa de la Vida y el Territorio. MODEVITE. El Video

Somos el Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (MODEVITE) de Chiapas. Estamos organizándonos para construir juntos nuestra autonomía como pueblos originarios y defender a nuestra Madre Tierra. Queremos un buen vivir desde nuestra cultura y nuestros raíces y por eso decimos NO a todo lo que dañe la vida de nuestros hijos y de nuestras comunidades, NO al mal gobierno y NO a los megaproyectos que buscan extraer nuestro territorio.

Anuncios

Comunicado Huixtan

sin-titulo-jpg

El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral”
Papa Francisco

 

Parroquia de San Miguel Arcángel de Huixtán en la Diócesis de San Cristóbal de las casas, Chiapas México

 

A 23 de Noviembre de 2016

 

A la opinión pública nacional e internacional,

A los obispos de México,
A las organizaciones no gubernamentales,
A las diferentes creencias religiosas,
A las organizaciones sociales,
A las autoridades estatales y federales,
A los centros de Derechos Humanos,

A los medios de comunicación,
A todos los hombres y mujeres que trabajan por la paz.

 

Mega-peregrinación MODEVITE de los pueblos creyentes por la paz, la defensa de la vida de la Madre Tierra y de nuestros pueblos.

 

Denunciamos y exigimos a los tres niveles de Gobierno

En el marco del día 23 de Noviembre del presente año, el Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio integrado por hermanos mayas y mestizos de las 11 parroquias de la Diócesis de San Cristóbal de las casas, hemos salido en peregrinación a las cabeceras Municipales de Salto de Agua, Tumbalá, Yajalón, Chilón, Ocosingo, Altamirano, Oxchuc, Cancuc, Tenejapa, Huixtán y Ejido Candelaria, para orar a Dios nuestro padre y unirnos a nuestra Madre Tierra junto con el pueblos creyente, para invitarlos a sumarse a nuestra causa, que es la defensa de nuestros bienes comunes ante el peligro de despojo que viven nuestras comunidades.

Hoy nos pronunciamos en contra de este sistema de despojo económico, de corrupción política y marginación social llamado neoliberalismo. Nuestros pueblos viven en carne propia las consecuencias de la pobreza, la falta de empleo, migración, injusticia, alcoholismo, impunidad, contaminación del medio ambiente, extracción minera, militarización, entre otros, con la imposición de mega proyectos que sólo benefician a las grandes transnacionales dejando a nuestros pueblos divididos y enfrentados entre hermanos. Todas las políticas sociales y programas de gobierno están orientadas a dividir, violar derechos y promover un asistencialismo que atenta contra la dignidad de nuestros pueblos originarios.

Toda esta situación es permitida por los gobiernos en sus distintos niveles, que avalan toda injusticia y violación a los derechos humanos, que modifican y hacen las leyes permitiendo el despojo de los derechos de los pueblos favoreciendo y sirviendo a las grandes empresas transnacionales.

Exigimos a los tres niveles de gobierno a que cumplan lo acordado en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, convenio firmado por el Estado Mexicano el día 2 de Octubre de 2007. Como pueblos indígenas tenemos derechos por nuestra tierra y nuestros territorios. Como marca en los siguientes artículos:

Artículo 19. Los Estados celebrarán consultas y cooperarán de buena fe con los pueblos indígenas interesados por medio de sus instituciones representativas. Antes de adoptar y aplicar medidas legislativas o administrativas que los afecten, afín de obtener su consentimiento libre, previo e informado.

Artículo 10. Los pueblos indígenas no serán desplazados por la fuerza de sus tierras o territorios. No se procederá a ningún traslado sin el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos. Indígenas interesados, ni sin una acuerdo previo sobre una indemnización justa y equitativa y siempre que sea posible, la opción del regreso.

Artículo 25. Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener y fortalecer su propia relación espiritual con las tierras, territorios, aguas, mares costeros y otros recursos que tradicionalmente han poseído y ocupado y utilizado de otra forma y asumir las responsabilidades que a ese respecto les incumben para con las generaciones venideras.

Ante la destrucción de la vida y el despojo de nuestros territorios, los miembros de la parroquia de Huixtán, exigimos:

 

  • La cancelación de las reformas estructurales que privatizan los servicios esenciales para la vida del pueblo mexicano.
  • Cancelación a los permisos de exploración y explotación minera en Chiapas.
  • La cancelación de autopista o súper carretera San Cristóbal- Palenque.
  • La cancelación de la construcción de la Presa Hidroeléctrica en río Florida.
  • La construcción de la empresa coca-cola en el molino xchel.
  • Cierre de cantinas que no cumplen con los requisitos que establece la ley de salud y el reglamento en bebidas alcohólicas.
  • Exigimos que los programas sociales del gobierno dejen de lucrar con la pobreza de nuestras comunidades, que no nos utilicen para sus fines electorales y partidistas.

Y también exigimos justicia:

  • A los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero.
  • A los presos injustamente, a los desaparecidos.
  • Alto a las amenazas de nuestros hermanos que luchan y defienden al pueblo.

Por último, hacemos una extensa y cordial invitación, a todas las distintas denominaciones religiosas, a las organizaciones de derechos humanos, a los medios alternativos de comunicación, a la sociedad en general a que se sumen a nuestro movimiento y a nuestra lucha del pueblo creyente, para contrarrestar todo lo que nos afecta, a través de un proyecto constitucional que nazca desde el pueblo, y al mismo tiempo hacemos un llamado urgente al gobierno y sus instituciones así como a los organismos no gubernamentales a promover políticas y mecanismos en el marco de un proyecto propio de País para promover un cambio real hacia la construcción de una sociedad democrática que asuma necesariamente el respeto a la vida y participación de los pueblos pobres de nuestro país.

Nosotras y nosotros como creyentes, como indígenas, desde la palabra de Dios, queremos defender la vida de nuestras hijas e hijos, de nuestros pueblos, a nuestra Madre Naturaleza y sus recursos.

 

Recordando la invitación que nos hace el jTatic Papa Francisco de cuidar y defender nuestra casa común, caminamos para defender las tres “T”: “Trabajo, Techo y Tierra”. Hoy con nuestra peregrinación también se cumplen las palabras del profeta Isaías: “Miren a mi siervo a quien sostengo; a mi elegido, en quien tengo mi complacencia. En él tengo puesto mi espíritu, para que haga brillar la justicia sobre las naciones” ( Mateo 12, 17-18).

Dado en el municipio de Huixtán, en la parroquia de san Miguel Arcángel de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a los 23 días del mes de noviembre del año 2016.

 

MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA VIDA Y EL TERRITORIO

 

PUEBLO CREYENTE DE LAS PARROQUIAS DE:

Candelaria, Huixtán, Tumbalá, Cancúc, Tenejapa, Oxchuc,

Ocosingo, Altamirano, Chilón-Sitalá, Yajalón y Salto de Agua.

DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.

 

 

Comunicado de San Juan Cancuc

sin-titulo-jpg

“Quien acepta el mal sin protestar contra él está de hecho cooperando con él”.

Martin Luther King

 

San Juan Cancúc, a 21 de noviembre de 2016

 

A la opinión pública,

A las comunidades del municipio de San Juan Cancúc,

Al gobierno municipal de San Juan Cancúc,

A los gobiernos Estatal y Federal,

A las organizaciones de derechos humanos no gubernamentales nacionales e internacionales,

A los obispos de México,

A los medios de comunicación,

A las diferentes creencias religiosas,

A los hermanos y hermanas del Pueblo Creyente,

A los hombres y mujeres que defienden la paz:

 

¡Alto a las reformas estructurales que privatizan la vida!

¡Sí a la Vida Buena para todos y todas!

 

En este octavo día de nuestra peregrinación, al llegar a San Juan Cancuc, nos detenemos a la sombra de la ruina del Pocol na, lugar de memoria y libertad, de autonomía y resistencia de nuestros pueblos originarios. Hace 304 años (1712), María Candelaria, mujer cancuquera sensible al dolor, despojo y esclavitud de su pueblo, supo desde su fe escuchar a la Virgen del Rosario y descubrió que Dios quería libertad para el pueblo indígena. Le escuchó decir: “no hay rey, no hay tributo y no hay Dios” y de esta experiencia espiritual inició la resistencia junto con el líder guerrillero bachajonteco, Juan López.

Hoy estamos aquí en la cuna de la resistencia y autonomía de los pueblos originarios para escuchar la palabra de los antepasados que lucharon y entregaron su vida en 1712 por el territorio, la autonomía y la libertad de estos pueblos. Este lugar es señal de lo que es capaz el pueblo indígena en la búsqueda de la vida verdadera. Es necesario tener la profundidad espiritual de María Candelaria para escuchar lo que Dios quiere y también tener el liderazgo de Juan López para poner en marcha su voluntad; no sólo hombres, ni sólo mujeres sino juntos aspirar a la libertad desde el impulso de colaboración.

Desde la historia nueva que queremos construir, una vez más le decimos al mal gobierno que respeten nuestros derechos a la vida y al territorio. Seguiremos luchando en contra de las reformas estructurales y los megaproyectos, les decimos NO a la represa hidroeléctrica en el río Chacté, no a la supercarretera San Cristóbal- Palenque, no al ecoturismo, no a las minas y a la entrada de los transgénicos a nuestras comunidades.

La ambición del gobierno y los empresarios solamente puede ser detenida con la fuerza de la unión entre los pueblos de estas tierras. Estamos aquí porque no quisimos quedarnos con los brazos cruzados ante el mal que nos amenaza. Aunque algunos ven como algo positivo la construcción de presas, supercarreteras, parques ecoturísticos, parques eólicos, minas y la extracción de gas natural, nosotros sabemos que todos ellos atraen males como el despojo de nuestras tierras, la destrucción de los ecosistemas, la muerte y contaminación.

A nosotros nos trae problemas de salud por la contaminación del agua, del aire y del suelo. Y a la Tierra le abren las entrañas y la matan. Las represas privatizan el uso del agua y dejan secos los cauces de donde se alimentan nuestras comunidades. Hacen ver el agua como un “recurso”, es decir, como un negocio y no como un derecho vital de todos los seres, incluidos los humanos. ¿Con qué derecho privamos del agua a las plantas, los peces, las aves, los reptiles y a todos los demás seres con quienes compartimos nuestra Casa Común que es la tierra? ¿Acaso queremos ser los únicos seres que disfruten de esta Tierra que Dios nos encargó que cuidáramos? Es como si quisiéramos que únicamente el aire fuera para nosotros, pero sabemos que hacer eso sería buscar nuestra propia aniquilación.

Por eso, hermanos y hermanas, hoy alzamos la voz por todos los que pertecemos a estas tierras, pero también alzamos la voz por todas las plantas, los animales y demás especies con quienes corremos la misma suerte: vivimos amenazados.

Unamos nuestras voces para exigir que sea escuchada y que nuestras palabras lleguen a los oídos del gobierno Municipal, Estatal y Federal: sus leyes nos han traicionado, la aprobación de las llamadas “Reformas Estructurales” nos quiere despojar y oprimir. No nos tomaro en cuenta para hacer sus leyes, no escucharon la voz de nuestras comunidades. Por eso no nos dejaremos despojar. ¡Vamos a luchar juntos, a fortalecernos como movimiento, y a defender la vida y el territorio con todo lo que somos. Decimos:

– NO a la super-carretera que quieren hacer por nuestras casas y comunidades.

– NO al proyecto de represa en Chakte.

– NO a la destrucción y despojo de nuestra tierra.

– NO a la privatización del agua.

– NO a la contaminación y explotación de los empresarios.

– NO al enriquecimiento de unos cuántos a costa de la destrucción de la vida.

– NO a lo que nos divide y destruye.

– NO a los megaproyectos del gobierno y sus aliadas las empresas.

A todos los que nos escuchan les decimos que desde aquí, San Juan Cancúc, los pueblos originarios seguimos teniendo fe en Dios, y esa fe nos guía. Su Palabra nos conduce, su fuerza nos anima a cuidar la “Casa Común”, como le ha llamado el Papa Francisco. Nosotros, como Pueblo Creyente, hemos metido a nuestro corazón las palabras del Santo Padre, porque desde el corazón sale lo que somos. Nosotros decidimos obedecer a Dios antes que a los hombres.

Invitamos a los representantes de los tres niveles de gobierno y a los que se dicen nuestros representantes en la Cámara de Diputados y Senadores a que hagan suyas las palabras que Jesús decía: “No he venido a ser servido sino a servir”, y que de verdad sean ustedes “servidores públicos” y no servidores de los intereses de quienes controlan la economía. Escuchen la voz de los pueblos de Chiapas y del resto del país que claman justicia, libertad y Vida Buena para todos.

 

¡Viva el MODEVITE!

¡Viva la Vida!

 

Dado en el municipio de San Juan Cancúc dentro de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a los 21 días del mes de noviembre del año 2016.

MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA VIDA Y EL TERRITORIO

 

PUEBLO CREYENTE DE LAS PARROQUIAS DE:

Candelaria, Huixtán, Tumbalá, Cancúc, Tenejapa, Oxchuc,

Ocosingo, Altamirano, Chilón-Sitalá, Yajalón y Salto de Agua.

DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.

Foro Oxchuc: Gobiernos Comunitarios

A domingo 20 de noviembre de 2016

Oxchuc, Chiapas, México

 

Foro:     Gobiernos comunitarios

 

Sobre el gobierno comunitario en Cherán, Michoacán

 

Ponente: Salvador López

 

“Me da gusto estar con ustedes ante este pueblo de tanta historia. Les contaré la experiencia que tuvimos con respecto a la lucha y el por qué de la defensa. La gente se pregunta qué es lo que pasa en Cherán. Esto pasa en todas las comunidades del país.

 

Haciendo un poco de historia, a partir de 2008, empezaron el saqueo de nuestros bosques. Mi comunidad es como su casa, ahí tenemos muchos pinos, árboles. Teníamos. Sufrimos la devastación por un grupo de gente ajena a la comunidad, de gente que venía custodiada por los malos, que les llamamos. Comenzó el saqueo y unos compañeros comuneros (como decimos de forma popular), se les pusieron al brinco y terminaron bajo tierra o con amenazas o desaparecidos.

 

Para 2011 las cosas estaban graves, hubo un momento en el que casi perdimos la dignidad las comunidades. A la gente que bajaba del monte con sus camiones de madera ya no los podíamos mirar de frente porque nos decían: “¿qué pasa, quieres algo?”. Pero hubo un momento en el cual, gracias a Dios, al espíritu de los comuneros y gracias a la gente que tiene esa chispa, pudimos hacer algo, es algo que tenemos nosotros los de las comunidades indígenas. Hubo muchos intentos antes para revelarnos, para defendernos, pero ese 15 de abril unas mujeres con otros jóvenes emprendieron la lucha por la defensa de nuestros bosques, de nuestra vida. Ya para ese tiempo las cosas estaban graves. En ese 15 de abril por la madrguada detuvimos algunos talamontes. Los resguardamos en una capilla que llamamos El Calvario. Nosotros no matamos a nadie, solamente nos defendimos, lo único que queremos es estar en paz, vivir en paz. Que la gente respete nuestra forma de vida. Que la gente tome en cuenta nuestra forma de vivir. De ahí para adelante se formaron en las esquinas de mi comunidad pequeñas fogatas, para qué, para las defensas porque teníamos retenidos a unos talamontes en las capillas. Pensamos que sus compañeros vendrían a resctarnos, y traían buenas armas. Y nosotros solo palos, hachas, cohetes. Hicimos fogatas en las esquinas y eso nos ayudó porque ahí salieron nuestros vecinos, y también peleamos nosotros con nuestros hermanos.
El asunto ahí estaba indiviual entre nosotros, a veces no conocíamos quién vivía a la vuelta de la cuadra. Al implementar las fogatas empezamos platicas sobre los problemas que nos ocasionaron. Los partidos políticos nos parten. Había hermanos que pertenecían a algunos de ellos, había diferencia de ideas. La familia es la parte que nunca debe romperse, es la parte que se debe mantener. En la fogata empezamos a platicar lo que nos aquejaba. También mi compañero y yo formamos parte del primer gobierno por usos y costumbres en mi comunidad. Pertenecemos a un consejo que se llama Administración Local, se encarga de los servicios básicos de la comunidad: Panteón, Aseo público, Obras públicas, Intendencia, Rastro municipal, todos los servicios básicos de la comunidad.

 

Los cuatro del consejo concordamos en ideas, nos ayudó que después del trabajo nos quedabamos a platicar, nos tomabamos un café, platicabamos sobre los problemas más graves a los cuales no les dabamos salida de forma rápida. Habia que ver la posibilidad mejor de hacer las cosas. Eso es lo mejor que veo, que es un gobierno comunitario, la platica de dos o más personas. Como dicen, dos cabezas piensan mejor que una y más de dos, mejor.

 

En mi comunidad hay cuatro barrios, estaba una persona por barrio. Yo pienso de una manera en conjunto con mis compañeros para darle la mejor salida a los problemas que nos aquejaban.

 

Cuando iniciamos el gobierno nos daba miedo salir a hacer compras a una ciudad. Estamos cerca de Zamora y Uruapan. Cuando íbamos por refacciones o cosas, siempre íbamos con el teléfono en la mano por si nos salían por ahí, el temor era muy grande. Los cuatro miembros y la estructura de gobierno logramos salir avante. Lo que me gusta es que mi pueblo está cambiando en su fisionomía, en sus calles, en su gente. Lo más importante es que nosotros como personas, cambiemos.

 

Cuando había un problema la gente lo gritaba, nosotros decíamos, sí, está bien. Vamos a buscar una solución. No pues, ustedes, nos decían. Y nosotros decíamos “no”. La solución la vamos a buscar entre ambos: Tú que vas a poner y yo qué voy a poner. No vamos a poner dinero sino voluntad para hacer las cosas. Si hay voluntad de las dos partes, uno tiene que ceder.

 

Después de todo este proceso y lo que me da gusto es que tenemos una seguridad garantizada al interior de la comunidad. Afuera de nuestra comuniad están graves, está difícil. Puedo salir a cualquier hora sin problemas, mis hijos pueden jugar en las calles, en las tardes, felices. Antes la gente se encerraba a partir de las siete de la noche porque teníamos temor a los levantones, porque llegaran los malos a echar bala. Allá el asunto estaba difícil. Le dejo el micro a mi compañero. Alguna vez nos dijeron que eran muy inocentes al pensar que se hiciera lo que estabamos planeando, nos tachaban de ilusos: “Cómo se le ponen al gobierno”, pero mientras haya gente con una inocencia muy marcada es bueno porque podemos soñar en vivir mejor y para que las cosas se hagan realidad, primeramente hay que soñarlas, porque sin sueños no tenemos nada”.

 

Ponente: Rafael Vicente Durán

 

“Hombres, mujeres, niñas, niños, yo soy purépecha, soy igualito que ustedes, de una cultura que es indígena. Yo cuando los veo comer me da gusto y siento que mi pueblo está al ladito de este cerro. Así me siento con ustedes. Los veo compartir. Los veo cuando se parten el alimento y me recuerdan todo, todo de mi pueblo. Cómo se ayudan y sobre todo cómo rezan, cómo oran, veo su fe grande y me recuerdan a mi gente. Si ustedes siguen así van a hacer cosas grandiosas. El espíritu une, el espíritu acompaña. Pero todo lo que desune, todo lo que nos divide no es del espíritu, no es de Dios.

 

Nosotros nos dimos cuenta de eso y quiero pedirles desde mi corazón y desde mi mente que luchen siempre contra aquellos que los dividen, incluso con el miedo, porque nosotros por miedo perdimos gran parte de nuestra Madre Tierra, de nuestra “nanacheri”, perdimos como la dignidad, la vida. Yo entiendo que nos decian a todos lo pueblos indígenas, las culturas. No somos nada sin nuestras tierras, aire, agua, sin nosotros mismos como hermanos.

 

¿Por qué decidimos emprender un gobierno diferente más allá de los partidos politicos, de una persona, de una persona que siente que sabe, que piensa por nosotros? Eso es lo que debemos de hacer. Debemos hacer gobierno de nuestras vidas, de nuestra forma de relacionarnos, nuestras fiestas. Eso es nuestro gobierno.

 

A mí me enojan los políticos rateros, corruptos, que viven de nosotros. Y por qué voy a parecerme a ellos si me enojan. Me ofrecieron dinero, pero no, aquí no se trabaja así. Nosotros nunca ganamos 30,000 mil pesos, nosotros ganamos 4,000 pesos. Si nosotros ganabamos 4,000, ellos, los del aseo ganaban 2,000. Los gobiernos deben ser servidores, administradores de lo que ustedes generan. Yo no he visto ningún gobierno trabajar. Nos cansamos de la complicidad del gobierno con el crimen.

 

Y lo llamamos ahora así con todo el nombre, porque también yo le decía a Dios: tengo miedo, qué hago. Y en mi mente me contestaba: “No te preocupes, el mal es grande pero yo soy enorme”. Por eso los veo a ustedes, quiero verlos a los ojos, ustedes son hombres de fe, pueden tener caminos diferentes, pero ayúdense. ¿Hasta dónde qieren llegar juntos…? Ahorita soy feliz en mi casa porque antes de que se hiciera el movimiento yo llegaba con miedo. Porque tengo miedo en mi tierra, en mi casa, en mi calle. Perdimos eso. El sistema nos hizo egoístas, pensar por nosotros, que yo voy a tener más. Así me di cuenta que desconocía a mis vecinos, que me iba alejando de ellos, de mis hermanos. Es más grande el valor de platicar, de comer con ellos. No importa que seamos pobres, pero darnos cuenta que uno está acompañado, que a uno lo escuchan, que lo hacen sentir importante. No cuesta nada. Solo disposición de venir caminando, alabando, dando gracias. Eso se tiene que hacer gobierno, pero se tiene que hacer servicio, los gobiernos son servicios. No son fuentes de poder para enriquecerse. Los usan los políticos para hacer dinero, eso no es un gobierno comunitario. En el se sirve, se acompaña, se decide juntos.

 

Sin territorio no somos nada, sin acompañamiento no somos nada. Cherán es una realidad, no tenemos un presidente. Son 12 personas que nos representan a toda la comunidad. Hay 12 zonas operativas y nos cuidamos. El dinero es como el Diablo, lo ves y no sabes qué quieres hacer. Así somos nosotros para jalarnos las orejas, para decirnos: “Así no es”.

 

Gracias, yo estoy feliz, hermanos. Nos pusieron indígenas, yo les digo “hermanos de culturas hermanas”, yo soy purépecha”.

 

 

Testimonio sobre el alcoholismo en Oxchuc

 

Ponente: Una mujer indígena

 

“Qué causa el alcoholismo. Donde quiera que hemos pasado escuchamos mucho hablar de alcoholismo, en todas las parroquias que hemos pasado.

 

En Oxchuc también existe pero con este movimiento estamos luchando.

 

El gobierno que tenemos ahorita es de nuestro pueblo, necesitamos acabar el alcoholismo, pero empieza desde ustedes.

 

En nuestra familia cuando llega nuestro marido nunca nos recibimos de brazo, tenemos miedo del maltrato. Hasta los hijos huyen de la familia. Es por eso que este movimiento acabaremos el alcoholismo. La frase que meciono: “Soy tu padre, tengo dinero”, no es cierto. Hace falta maíz, frijol, las cosas de los niños. Abramos los ojos y acabemos con el alcoholismo. Por eso me dieron la oportunidad de que yo sea mujer y estoy en contra del alcoholismo. Nos defendamos ahora como mujeres, tenemos derechos, ya no queremos más maltratos.

Invito a las mujeres a hacer el esfuerzo de prohibir a que tomen alcohol al marido a sus hijos porque ahí empieza el ataque al alcoholismo, para dejarlo. Estamos pobres y pobremente en nuestra familia, nos gastamos el dinero en el alcohol, pero aquí el que vende se enriquece, no se preocupa nada. Y eso no es la vida verdadera que debemos tener como creyentes. Esta lucha que estamos haciendo no es nada más a la Madre Tierra porque también se desprecida a las mujeres de hoy. La Madre Tierra no quiere que sea maltratada y las mujeres no queremos más maltrato por medio del alcohol.

 

En nuestro municipio se sabe que se sigue vendiendo a escondidas pero eso se va a acabar totalmente, que más personas se unan para acabarlo.

 

Yo creo que la major manera de combatir el alcoholismo es que lo que tomaron ayer, yo no los juzgo pero les recomiendo que ya no compren más, piensen y tengan conciencia por el futuro de sus hijos. El borracho dice: “Yo no tengo miedo de morir ni de matar, pero no sabe del problema que le deja a la familia”. Que tengan conciencia y piensen qué van a decir si los abandonan sus mujeres por borrachos”.

 

 

Colectivo de estudiantes en defensa de la tierra, pueblos indígenas y del territorio de Guanajuato

 

Ponente: Sandra Catalina González Figueroa

 

“El movimiento surge por la falta de organización en el pueblo de Guanajuato. Compañeros luchan contra vender sus territorios ante empresas. Autoeléctricas, contra la contaminación. Es un estado con alto grado de feminicidio. 90 asesinadas. El estado solo reconoce 24, por eso existe el colectivo”.

 

 

Sobre el territorio de Oxchuc

 

“Sobre las costumbres, tradiciones, de cómo lucharon para tener nuestros territorios, respetar ríos, arroyos, cuevas, montañas. Iban a hacer oraciones a los lugares sagrados que consideraban, prendían sus velas, eran cerros grandes, tenían animales, tigres. Había muchos pinos, ahorita se acabó todo, los animales no los vemos, han talado mucho el pino para vender a los grandes empresarios de otro estado.

 

Los abuelos supieron cuidar la tierra, no utilizaban nada de fertilizantes, y comian yerbas y ahorita no hay nada.

Tenían sus consejos comunitarios, administraban. Escogían a una persona honesta, que tenía el valor de cuidar al pueblo.

 

Este movimiento que ha llegado aquí en nuestro pueblo nos motiva a ver la realidad y rescata, aunque por ahí contaron que eran zapatistas, pero no, somos peregrinos en defensa de la vida y el terriotorio.

 

Los gobiernos y los ricos nunca nos han querido, nos llaman animales salvajes.

 

Con la lucha que estamos haciendo vamos uniéndonos y mirándonos a los ojos nuestras necesidades, porque el gobierno nunca ha sabido cuidar de la Madre Naturaleza, siempre ha querido ganar y ganar. Ellos ganan desde el municipio, ganan milones.

 

En nuestro pueblo ha habido una familia que se ha querido ganar a costa del pueblo de Oxchuc, pero gracias a Dios, con la oración de nosotros hemos podido sacar para que nombremos a uno que sea de nuestro pueblo, que respete nuestras costumbres, tradiciones, nuestra naturaleza. Invitamos creyentes, de otra religión, que se sumen, que se pongan al servicio del pueblo”.

COMUNICADO TUMBALA

Tumbalá, a 15 de noviembre de 2016
A la opinión pública,
A la comunidad del municipio de Tumbalá
A los gobiernos Estatal y Federal,
A las organizaciones de derechos humanos no gubernamentales nacionales
e internacionales,
A los obispos de México,
A los medios de comunicación,
A las diferentes creencias religiosas,
A los hermanos y hermanas del Pueblo Creyente,
A los hombres y mujeres que defienden la paz:
Pronunciamiento de La Parroquia San Miguel Arcángel ante la
situación económica, política y social de nuestras comunidades:

Hermanos y hermanas, sean todos ustedes bienvenidos y bienvenidas a ésta su humilde parroquia de San Miguel Arcángel, en Tumbalá, Chiapas.
Nuestro corazón se alegra con su presencia en esta mega-peregrinación. Al ver a tantas mujeres y hombres caminando en defensa de la vida y el territorio, nos sentimos animados porque nosotros también anhelamos la vida digna que todos ustedes están buscando y por la cual han iniciado este caminar.

Los y las catequistas de nuestras comunidades, hombres y mujeres que sirven a su pueblo; las personas de buena voluntad de la parroquia, junto con los y las Agentes de Pastoral les decimos que sean todos bienvenidos.
Del 4 al 6 de agosto del presente año los y las servidoras de las Iglesias Católicas en nuestras 78 comunidades (algunas pertenecientes a los municipios de Yajalón, Salto de Agua y municipios autónomos) nos reunimos para rezar y analizar -desde la luz del evangelio- la realidad en las que nuestros hermanos y hermanas viven.

En esos días escuchamos la voz de la mujer, de los jóvenes y de los ancianos. Sus preocupaciones, sus sueños y sus compromisos han dado vida a este pronunciamiento:

Nuestras Preocupaciones
Nos preocupa mucho y nos duele en el corazón ver a nuestros hermanos y hermanas campesinas trabajar de sol a sol para que después sus productos no tengan precio justo.
Nos preocupa que ellos no puedan tener dónde vender sus productos y peor aún, nos duele ver que otros, quienes no soportaron el duro trabajo de rozar, sembrar, cuidar y cosechar ni tampoco sufrieron las picaduras de mosquitos y amenazas de víboras, dicten el precio del café, del maíz y del frijol.
Vemos con tristeza como nuestros jóvenes, líderes religiosos y personas honestas tienen que abandonar sus comunidades que los necesitan, porque salen en busca de trabajo a otras ciudades ya que aquí solo pueden aspirar a ser “chalanes de albañiles”, choferes y cargadores.
Nos preocupa también ver a jóvenes—hombres y mujeres—desperdiciar sus talentos en las esquinas del pueblo o sentados a las orillas de las carreteras porque no tienen oportunidad de educación; por no tener escuelas de
educación superior o por no tener recursos para salir a otros municipios o estados. Duele aún más ver la indiferencia o falta de visión de las personas elegidas para crear dichas oportunidades.
Nos preocupa que los $ 100 pesos que a veces les pagan a los hermanos y hermanas por un día de trabajo no les alcanza para comprar las cosas que necesitan en casa, especialmente la medicina de sus hijos y esposas.
Vemos con dolor en el corazón a muchas mujeres que caminan con sus hijos enfermos buscando un lugar donde los atiendan, y escuchar una y otra vez que tienen que llevarlos a Villahermosa o Tuxtla porque aquí, aunque tenemos un hospital nuevo, grande y desde afuera, aún permanece cerrado.

Hemos escuchado muchos casos donde a las mujeres se les golpea, se les hiere con machetes y tizones ardiendo, también casos e intentos de violación y asesinatos, pero no se les hace justicia.
Es alarmante ver a hermanos indígenas tirados en las esquinas cerca de una de las tantas cantinas o establecimientos donde tienen acceso al alcohol. Nos preocupa aún más escuchar a los niños hablar libremente de las drogas y saber que los robos han aumentado por doquier.

Estamos cansados de conocer personas que presumen, y peor aún, usan armas de alto calibre para intimidar a personas o para deshacer alguna manifestación. Es alarmante saber también que no hay justicia para las víctimas de semejantes actos violentos que atentan contra la vida de nuestro
pueblo.

Nuestros Sueños
Cada vez que nos reunimos como comunidades de fe, levantamos nuestra oración al Dios Padre y Madre. Le pedimos a ese mismo Dios que nos da lavida que su reino venga a nosotros. Soñamos, pues, con un reino de justicia para todos y todas. Soñamos que no haya personas que se sientan más grandes que la justicia o que piensen
que ya no aplica para ellos. Es un gran sueño y anhelo que nuestros hijos e hijas puedan ir a las escuelas superiores y ser aceptados por sus conocimientos y sus esfuerzos, y no que sean rechazados por no ser parientes de alguien influyente.
Soñamos con el día en que podamos ser escuchados y atendidos por las autoridades electas o por la Iglesia, porque siempre nos dicen: “Vengan después porque hoy estoy ocupado”.
Soñamos y esperamos el día en que el hospital tenga doctores y doctoras capacitadas, y que el personal de salud esté ahí por vocación al servicio y la debida preparación en sus carreras.
Seguimos esperando el día en que podamos sacar a nuestros enfermos y enfermas a los lugares donde puedan recibir una atención médica decente y que las carreteras por las que nos movemos sean dignas y no tengamos que caminar con ellos en hamacas o camillas porque las camionetas no pueden entrar hasta nuestras comunidades. Nuestro sueño también es ver que las construcciones de obras públicas incidan y se completen tal y como lo anuncian los espectaculares que se ponen a las entradas de los pueblos.

Compromisos

La petición hacia Dios Padre y Madre de que su reino se haga presente también nos invita a comprometernos, a trabajar con esfuerzo y dedicación para que esa oración se haga realidad.

Por lo tanto, los servidores y servidoras nos comprometemos a fomentar nuestra cultura originaria, valorando las enseñanzas de nuestros abuelos y abuelas.
Nos comprometemos a defender la vida de nuestros pueblos y respetar y valorar la Madre Tierra que nos vio nacer, nos alimenta con sus frutos y nos recibirá en su seno cuando sea la hora de ver a nuestro creador.
Nos comprometemos también a denunciar todo lo que esté en contra del proyecto de la vida, misma a la que Dios Padre y Madre nos han llamado.
Queremos vivir libres de enfermedades, por eso también nos esforzaremos en labrar la tierra sin el uso de químicos que dañan nuestros ríos, nuestras parcelas y las de los vecinos.
Nos comprometemos a caminar juntos con ustedes hermanas y hermanos, porque sabemos de la mano con ustedes y conectados con la Madre tierra podremos llegar muy lejos.

Dado en el municipio de Tumbalà dentro de la Diócesis de San Cristóbal de las
Casas, Chiapas, a los 15 días del mes de noviembre del año 2016.
MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA VIDA Y EL TERRITORIO
PUEBLO CREYENTE DE LAS PARROQUIAS DE:
Candelaria, Huixtán, Tumbalá, Cancúc, Tenejapa, Oxchuc,
Ocosingo, Altamirano, Chilón-Sitalá, Yajalón y Salto de Agua.
DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.img_1004-copia

Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio.

Somos hombres y mujeres tseltales, tsotsiles y ch’oles de 11 municipios en la zona de los altos y selva en el Estado de Chiapas. Pertenecemos al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, grupo en el cual se reflexiona sobre la realidad político-social en nuestras comunidades. Huixtán, Oxchuc, Ocosingo, Altamirano, Chilón, Sitalá, Yajalón, Tumbala, Tenejapa, Cancuc y el ejido Candelaria municipio de San Cristobal.

Nuestro objetivo es unir nuestra palabra y sabiduría como pueblos originarios en la defensa de la vida y el territorio; a través de la denuncia y acciones concretas con las cuales exigimos al gobierno local, estatal y nacional el respeto y cuidado de las riquezas naturales en las que como pueblos originarios habitamos. Afirmamos que las nuevas reformas de las leyes fortalecen a las empresas y proyectos trasnacionales quienes están despojándonos de nuestro territorio, dejándonos en la miseria que lleva a la migración, alcoholismo, prostitución, empleados explotados con sueldos miserables y a la perdida de la identidad, entre otras problemáticas.

El trabajo del Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio ha evidenciado el desinterés del gobierno de atender a las demandas del pueblo, es por ello que necesitamos seguir trabajando unidos, buscando caminos que nos ayuden a defender la vida de nuestros pueblos y de nuestro territorio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.