Comunicado Oxchuc

sin-titulo-jpg

 

“Naturaleza y ser humano están unidos, de forma que poseen un mismo destino común”.

-Leonardo Boff

 

Oxchuc, Chiapas, a 20 de noviembre de 2016

 

A la opinión pública,

A las comunidades del municipio de Oxchuc,

Al gobierno municipal de Oxchuc,

Al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación,

A los gobiernos Estatal y Federal,

A las organizaciones de derechos humanos no gubernamentales nacionales e internacionales,

A los obispos de México,

A los medios de comunicación,

A las diferentes creencias religiosas,

A los hermanos y hermanas del Pueblo Creyente,

A los hombres y mujeres que defienden la paz:

 

¡Alto al gobierno de unos cuántos!

¡Queremos un gobierno para la comunidad por usos y costumbres!

 

Nosotros representantes de las comunidades indígenas tsotsil, ch’ol, tseltal, miembros del Movimiento en Defensa de la Vida y del Territorio peregrinamos para expresar las demandas sociales de nuestros municipios y advertir de los riesgos que implica el modelo extractivo para nuestro territorio. Es preocupante que vivamos en un Estado que no atiende y no escucha las demandas sociales del pueblo indígena y mestizo. Nuestros gobernantes están al servicio de las empresas extranjeras y de las reformas estructurales y dan la espalda a las necesidades del pueblo.

 

Hermanos y hermanas, ayer en el municipio de Altamirano denunciamos las enfermedades sociales y de los ricos, pero nos faltó denunciar otra que es la enfermedad de poder.

Los partidos políticos son una gran enfermedad que contagia a muchas personas y que atrae a sus víctimas para que se contagien. Hemos visto cómo las personas se transforman al tener poder y dinero. Los partidos políticos se han convertido en una especie de ídolo, de los que habla la Biblia en el libro del Éxodo,en el capítulo 32: es un ídolo de metal que los hombres hemos fabricado pero que también podemos dejar de adorar.

Los partidos políticos como los ídolos de la Biblia reciben sacrificios y ofrendas. Esos sacrificios son a veces vidas de personas o gente que por defender a otros termina en la cárcel. El becerro de oro no es inofensivo, es peligroso porque tiene servidores que le llevan sus ofrendas. Los partidos políticos son esos ídolos y los servidores todos aquellos que se unen a uno de ellos por la paga que reciben. Tratan de convencer a las demás personas de que debes adorar a su ídolo y como hay muchos ídolos, todos quieren que vayas con el suyo. En esa lucha por el poder nos arrastran a sus conveniencias y nos dividen internamente. Por eso Dios le dice al pueblo de Israel: “Yo seré tu Dios y tú serás mi pueblo”. Nosotros solamente queremos adorar a un solo Dios y su palabra.

 

En el municipio de Oxchuc hay una situación de idolatría que ha pasado de generación en generación, una sola familia nos ha llevado a adorar su ídolo para beneficiarse solamente ellos. En ese sentido, no queremos continuar con esa misma forma de división que nos han dejado los partidos políticos. Por eso hoy denunciamos los años de corrupción que han llevado tanto Norberto Sántiz López como su esposa María Gloria Sánchez Gómez; ellos son una familia enferma de poder, pues por segunda vez han querido estar en el poder pero ahora con otro partido.

Ante eso decimos: ¡Basta, Basta, Basta! No queremos seguir una forma de gobierno que no vela por el interés de todos. Tenemos el derecho como pueblos indígenas de autogobernarnos. No queremos que una sola familia siga en el poder, deseamos un gobierno realmente comunitario. Tenemos el derecho como pueblos indígenas de autogobernarnos.

Es por eso que hoy, nosotros, el Movimiento en Defensa del a Vida y el Territorio, le comunicamos al Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el Sr. Constancio Carrasco, que no aceptamos ni aceptaremos de ninguna manera la orden que dio de restituir a María Gloria Sánchez Gómez como alcaldesa de este municipio. Nuestro pueblo demanda el derecho de autogobernarse por medio de usos y costumbres, y exigimos seamos escuchados y respetados en nuestra decisión. ¡No queremos más partidos políticos en nuestro municipio!

Sabemos que el gobierno se interesa por nuestras tierras porque son territorios de gran riqueza, pero nosotros no vemos la riqueza monetaria, son nuestras casas y nuestras milpas. ¡No queremos extractivismo!. Sabemos que el gobierno quiere hacer una supercarretera para luego concesionarla a algún dueño de capital y que se enriquezcan más atropellando nuestros derechos.

Sabemos que el gobierno del Estado quiere mostrar a Chiapas en los medios de comunicación como un lugar de atracciones turísticas, como un lugar en el que se puede invertir, pero desde aquí les decimos a todos los medios que Chiapas tiene muchas comunidades indígenas que sufren por falta de empleo, por falta de servicios de salud, por el hambre de todos los días. Esa es la realidad del otro Chiapas que no muestran los medios.

k

De manera enérgica le decimos a los gobiernos del Estado y Federal que no seremos despojados de nuestras tierras, no seremos más despojados de nuestras raíces, no seremos nunca más engañados por las mentiras de los partidos políticos.

Nos han dividido los partidos políticos, el alcoholismo y otras religiones. Por si fuera poco, somos divididos también por los programas de gobierno los cuales nos condicionan con las migajas que nos dan. Además, a quienes nos organizamos nos amenazan y a quienes nos defienden los intimidan o agreden. Exigimos un alto a las amenazas y represiones.

Pero ante todas estas amenazas sabemos en quién tenemos puesta nuestra fe y nuestra esperanza. Nuestra fuerza está en Dios y en nuestra solidaridad.

¡Vivan las comunidades de Oxchuc!

¡Viva la Tierra y el MODEVITE!

 

Dado en el municipio de Oxchuc dentro de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a los 20 días del mes de noviembre del año 2016.

 

MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA VIDA Y EL TERRITORIO

PUEBLO CREYENTE DE LAS PARROQUIAS DE:

Candelaria, Huixtán, Tumbalá, Cancúc, Tenejapa, Oxchuc,

Ocosingo, Altamirano, Chilón-Sitalá, Yajalóny Salto de Agua.

DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.

Anuncios

Comunicado Altamirano

 

sin-titulo-jpg

“La Madre Tierra militarizada, cercada, envenenada, donde se violan sistemáticamente derechos elementales, nos exige actuar. Construyamos entonces sociedades capaces de coexistir de manera justa, digna; y por la vida juntémonos y sigamos con esperanza defendiendi y cuidando la sangre de la Tierra y sus espíritus”.

-Berta Cáceres.

 

Altamirano, Chiapas, a 19 de noviembre de 2016

 

A la opinión pública,

A las comunidades del municipio de Altamirano,

Al gobierno municipal de Altamirano,

A los gobiernos Estatal y Federal,

A las organizaciones de derechos humanos no gubernamentales nacionales e internacionales,

A los obispos de México,

A los medios de comunicación,

A las diferentes creencias religiosas,

A los hermanos y hermanas del Pueblo Creyente,

A los hombres y mujeres que defienden la paz:

 

¡Alto a la división que viene de fuera!

¡Sí a la unidad de nuestras comunidades!

 

Nosotros representantes de las comunidades indígenas tsotsil, ch’ol, tseltal, miembros del Movimiento en Defensa de la Vida y del Territorio peregrinamos para expresar las demandas sociales de nuestros municipios y advertir de los riesgos que implica el modelo extractivo para nuestro territorio. Es preocupante que vivamos en un Estado que no atiende y no escucha las demandas sociales del pueblo indígena y mestizo. Nuestros gobernantes están al servicio de las empresas extranjeras y de las reformas estructurales y dan la espalda a las necesidades del pueblo.

 

Hermanas y hermanos, estamos en un momento de nuestra historia en el que nos han defraudado muchas instituciones, pero también en un momento donde no queremos defraudar a los nuestros, este año gracias a que nos organizamos en nuestra lucha logramos que se cerraran cantinas que ocasionaban tanto daño a nuestras familias, que hacian que tuvieramos el corazón dividido. Pero gracias a nuestro caminar nos dimos cuenta que si juntamos nuestros corazones podemos acercarnos a sanar nuestra tierra que está herida. Queremos ser un solo corazón entre nosotros, con Dios y con la Madre Tierra.

Sabemos que en el mundo hay enfermedad, gran parte de esto es por nuestras acciones que dañan y contaminan a la madre tierra y por las malas acciones que de nuestro corazón salen. Nuestros antepasados no tenían las enfermedades que ahora tenemos: cáncer, diabetes, contaminación, entre muchas otras. ¿De dónde han venido estas enfermedades? De los alimentos que consumimos, de la contaminación de nuestros suelos, agua y aire, así como de nuestros sentimientos de odio, miedo y venganza.

Pero hay enfermedades de otro tipo, son aquellas que podríamos llamar enfermedades sociales, las cuales causan graves daños a nuestras comunidades, las enferman y las matan: la venta de drogas, de alcohol, las personas que ejercen violencia contra sus parejas y en su hogar, la delincuencia, la prostitución y la falta de empleo.

Hay otras enfermedades que nos están amenazando, esas enfermedades son las de la codicia de los empresarios y el gobierno. Su enfermedad causa mucha destrucción y contaminación, ellos están enfermos de avaricia y avanzan devorando todo a su paso. Los síntomas de esa enfermedad llegan hasta nuestros pueblos y comunidades como amenazas de construcción de carreteras, de presas hidroeléctricas, de proyectos para el turismo, etc. Los megaproyectos son una enfermedad que lleva a la muerte de nuestra Tierra, la muerte de nuestras culturas y la muerte de nuestro ecosistema. Eso no lo queremos en nuestro territorio.

Frente a esas enfermedades hoy nos pronunciamos y nos manifestamos en contra. Defendemos la vida. Por eso estamos aquí caminando. Es en verdad un logro saber que no caminamos solos, que el Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio se conforma de 11 municipios, y en cada uno de estos pueblos hay comunidades, familias y personas con rostros concretos. Con la fuerza de esa unión hoy alzamos la voz en el municipio de Altamirano para hacer presentes nuestras demandas:

  • Exigimos a las autoridades municipales y estatales que detengan la venta de madera y la tala inmoderada de árboles.
  • Nos manifestamos en contra de la venta de nuestros ríos y el saqueo de recursos naturales de nuestra región de parte del gobierno y los empresarios.
  • Rechazamos las Reformas Estructurales que el Gobierno Federal maquinó para hacer ganar más dinero a los que tienen más, pues en realidad solo son un instrumento para empobrecernos más.
  • Exigimos mayor seguridad pública porque cada vez son más frecuentes los asaltos, secuestros y asesinatos en nuestro municipio.
  • Repudiamos la violencia intrafamiliar, el abandono de los hombres a sus familias y el abandono de los ancianos.
  • No queremos que haya pornografía extendida en los celulares y el internet, eso afecta a nuestros niños y jóvenes.
  • Nos declaramos contra el alcoholismo, la venta ilícita de bebidas embriagantes y contra los cantineros que se hacen ricos a costa de esta enfermedad que es el alcohol.
  • Manifestamos nuestro rechazo total a la drogadicción en nuestras comunidades.
  • Exigimos a las autoridades oportunidades de trabajo para su pueblo, así como oportunidades de estudio para los y las jóvenes de nuestras comunidades.
  • Exigimos respeto a nuestra cultura, a nuestras tradiciones y necesitamos gozar de libertad plena para autogobernarnos.

Así como el día siempre llega después de la noche, nosotros sabemos que vendrá la alegría, la paz, la seguridad y la justicia, que su luz brillará resplandeciente por encima de todas las largas noches de oscuridad que hemos pasado. Y esta esperanza nos viene de Dios y de nuestra unión al caminar.

¡Viva el Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio!

¡Vivan los pueblos unidos!

 

Dado en el municipio de Altamirano dentro de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a los 19 días del mes de noviembre del año 2016

 

MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA VIDA Y EL TERRITORIO

 

PUEBLO CREYENTE DE LAS PARROQUIAS DE:

Candelaria, Huixtán, Tumbalá, Cancúc, Tenejapa, Oxchuc,

Ocosingo, Altamirano, Chilón-Sitalá, Yajalón y Salto de Agua.

DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.

Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio.

Somos hombres y mujeres tseltales, tsotsiles y ch’oles de 11 municipios en la zona de los altos y selva en el Estado de Chiapas. Pertenecemos al Pueblo Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, grupo en el cual se reflexiona sobre la realidad político-social en nuestras comunidades. Huixtán, Oxchuc, Ocosingo, Altamirano, Chilón, Sitalá, Yajalón, Tumbala, Tenejapa, Cancuc y el ejido Candelaria municipio de San Cristobal.

Nuestro objetivo es unir nuestra palabra y sabiduría como pueblos originarios en la defensa de la vida y el territorio; a través de la denuncia y acciones concretas con las cuales exigimos al gobierno local, estatal y nacional el respeto y cuidado de las riquezas naturales en las que como pueblos originarios habitamos. Afirmamos que las nuevas reformas de las leyes fortalecen a las empresas y proyectos trasnacionales quienes están despojándonos de nuestro territorio, dejándonos en la miseria que lleva a la migración, alcoholismo, prostitución, empleados explotados con sueldos miserables y a la perdida de la identidad, entre otras problemáticas.

El trabajo del Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio ha evidenciado el desinterés del gobierno de atender a las demandas del pueblo, es por ello que necesitamos seguir trabajando unidos, buscando caminos que nos ayuden a defender la vida de nuestros pueblos y de nuestro territorio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.