Pronunciamiento solidario de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular

NUEVA CONSTITUYENTE CIUDADANA Y POPULAR

(NCCP)

PUEBLOS TSOSIL, TSELTAL Y CHO´L DE LA REGIÓN NORTE DEL ESTADO DE CHIAPAS

Hermanas y hermanos: Reciban todas y todos un saludo fraterno y solidario de cada una de las mujeres y hombres del proceso de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular. Compañeras y compañeros del MODEVITE estamos con ustedes en esta marcha de la vida, por la vida, la defensa del territorio y nuestra madre tierra.

Los pueblos originarios del tronco común maya tienen una cultura e historia de más de tres mil años, somos los hombres y mujeres de maíz, nuestra costumbre es el cuidado y convivencia armónica con la madre tierra. La madre no se vende y tampoco se destruye abriéndole el vientre para explotar sus entrañas como lo hacen los malos gobiernos en compañía de grandes capitales nacionales e internacionales.

Somos pueblos explotados por más de 500 años a través de sistemas políticos y económicos que no nos representan. La historia de las relaciones con los agentes externos a nuestra cultura ha sido de saqueo de nuestros bienes naturales, explotación y humillación.

La Carta Magna de 1917 ha sido triturada y cambiada en un 82% de su contenido inicial, la sangre de nuestros abuelos y abuelas derramada en la revolución mexicana de 1910 a 1917 ha sido pisoteada por una clase política que a adoptado la misma posición del gobierno de Porfirio Díaz: La venta del país a empresas extranjeras para la explotación de petróleo, energía eléctrica, minería, agua, bosques y en general todo los bienes naturales y los sistemas de producción de este país.

Nuestra participación en este proceso de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular se acoge a dos Artículos de la actual carta magna, éstos son el Art. 4° y el Art. 39.

Artículos 4°. La Nación mexicana tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas. La ley protegerá y promoverá el desarrollo de sus lenguas, culturas, usos, costumbres, recursos y formas específicas de organización social, y garantizará a sus integrantes el efectivo acceso a la jurisdicción del Estado. En los juicios y procedimientos agrarios en que aquellos sean parte, se tomarán en cuenta sus prácticas y costumbres jurídicas en los términos que establezca la ley.

Estamos de acuerdo con el postulado de una Nación pluricultural sustentada originalmente en los pueblos. Sin embargo, las leyes que se derivan de este artículo no son congruentes con la esencia de este postulado, por ejemplo las actuales leyes de energía y minería estipulan en sus contenidos que nuestra madre tierra, con la que hemos convivido por más de tres mil años, se puede destinar vía compra y expropiación que, no es otra cosa que despojo, para este tipo de actividades por utilidad pública.

Los gobernantes e impulsores de un sistema capitalista salvaje en que todo se compra y se vende no entienden absolutamente nada de la cultura de nuestros pueblos originarios. Para esos gobernantes y el capitalismo todo es utilidad, es decir, valor de uso y luego transformado a valor de cambio (dinero y ganancias). Son egoístas y su mente y corazón es de avaricia.

En nuestro territorio está la madre tierra y en ésta se encuentran nuestros antepasados abuelas y abuelos, nuestro alimentos, la convivencia con plantas y animales, nuestras ceremonias, fiestas y formas de organización. No somos ignorantes de la relación de los seres humanos con la madre tierra, los ignorantes son los gobernantes al sustentar sus ideas y acciones en un sistema industrial que, en los últimos trecientos años ha perturbado la vida de todo el planeta generando el calentamiento global con sus consecuencias de cambio climático.

La madre tierra nos llama hoy de manera urgente a sus hijas e hijos a defenderla de la voracidad de los capitales de no más de 100 consorcios empresariales internacionales que han sobrepuesto una ley en todo el mundo: Someter las Constituciones y las leyes de los países para explotar sus bienes naturales en esta esta etapa de nuevo colonialismo vía tratados de libre comercio.

Los diferentes gobernantes desde 1980 en México han empezado paulatinamente a vender nuestros territorio y hoy decimos ¡Ya Basta!!!!

No estamos con nuestro actuar fuera de la legalidad al incorporarnos a este proceso de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular, consideramos que es vigente el Artículo 39 de la actual Constitución.

Art. 39. La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

La forma de gobierno que tenemos en la actualidad no representa el interés nacional y tampoco el de los pueblos originarios. Es por eso que hacemos el siguiente llamado a los pueblos hermanos indígenas de todo el país, a las y los compañeros campesinos y obreros en el plano nacional, así como a todas y todos los ciudadanos de buen corazón de este nuestro país o territorio nacional a defenderlo y no permitir su venta a los intereses de las empresas internacionales.

Declaramos desde estas montañas de la zona norte de Chiapas que no permitiremos el saqueo y daño a nuestra madre tierra por proyectos de neo-extrativismo como minería, construcción de represas hidroeléctricas, extracción de petróleo y gas, parques eólicos, grandes plantaciones de palma de aceite, biopiratería de material genético de plantas y animales, y en general todo proyecto que implique el deterioro y la convivencia armónica con la madre tierra.

Declaramos que no permitiremos la represión del Estado mexicanos a través de sus estrategias de criminalización de los movimientos sociales por la defensa del territorio. Somos pueblos con historia y derechos. Somos pueblos forjadores de nuestro propio caminar y cuidadores de nuestro territorio y madre tierra.

En la criminalización de los movimientos sociales y luchas por los territorios y las culturas indígenas se encuentran las amenazas de muerte a hermanos sacerdotes, luchadores y luchadoras sociales. Como integrantes de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular manifestamos que no permitiremos el acoso a nuestros hermanos sacerdotes y los defenderemos porque son guía en el caminar espiritual del pueblo.

Declaramos también que no permitiremos la criminalización de nuestro proceso para refundar nuestra patria a través de la discusión y análisis de ideas, principios y valores para construir una Nación donde podamos caber todas y todos.

Desde estas montañas y estos territorios mandamos un saludo a todas y todos los pueblos originarios y los pueblos hermanos no indígenas. Y los invitamos a organizarse para refundar esta gran Nación. Nuestro México.

Sábado 16 de noviembre de 2016

Día de amor, esperanza y defensa de la madre tierra

Visita:  http://constituyenteciudadanapopular.org/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s