COMUNICADO SALTO DE AGUA

“Estar arriba con los de abajo,
estar adentro con los de afuera,
y caminar para que las cosas no sean iguales.”
Samuel Ruíz García

Salto de Agua, a 14 de noviembre de 2016
A la opinión pública,
A las comunidades del municipio de Salto de Agua,
Al C. Felipe López Pérez, presidente municipal de Salto de Agua,
A los gobiernos Estatal y Federal,
A las organizaciones de derechos humanos no gubernamentales nacionales e internacionales,
A los obispos de México,
A los medios de comunicación,
A las diferentes creencias religiosas,
A los hermanos y hermanas del Pueblo Creyente,
A los hombres y mujeres que defienden la paz:
Alto a los proyectos extractivos, queremos la buena vida para nuestras comunidades originarias.

Hoy iniciamos nuestra mega-peregrinación por los 11 municipios en donde estamos presentes como movimiento. Hoy comenzamos a caminar para dar a conocer lo que queremos, por lo que luchamos y lo que nos impulsa a peregrinar durante 12 días. Quizás algunos que nos miren nos preguntarán por qué hemos salido de nuestras comunidades, por qué caminaremos tanto tiempo y qué es lo que buscamos. Nosotros respondemos:
Somos el Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (MODEVITE), compuesto por 10 parroquias de 11 municipios y 1 ejido. Nos ubicamos en la zona alta del territorio chiapaneco. Iniciamos hace ya más de 4 años desde el Pueblo
Creyente de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas para detener la venta clandestina de alcohol en nuestras comunidades pero también nuestra lucha detuvo en su momento el megaproyecto de gobierno para realizar la autopista San Cristóbal-Palenque.

¿Qué buscamos? Nuestro objetivo es organizar y animar a los
pueblos indígenas de la zona para construir nuestra autonomía como pueblos originarios y así defender a nuestra madre tierra; queremos un buen vivir desde nuestra cultura y por eso decimos NO a todo lo que dañe la vida de nuestros hijos
y de nuestras comunidades, NO al mal gobierno y NO a los megaproyectos que buscan extraer nuestro territorio.
Con el paso del tiempo y con la formación recibida hemos conocido nuestros derechos como pueblos originarios y eso nos ha abierto los ojos y la mente para buscar mejores caminos hacia la vida que queremos. No podemos luchar solos
ante la ambición de los grandes empresarios y del gobierno, necesitamos unir nuestra voz, unir nuestras manos y nuestros corazones para darles dignidad a todas y a cada una de nuestras comunidades.
Ya basta de las mentiras, engaños y migajas que nos da el mal gobierno. Nuestros falsos dirigentes nos hacen creer que somos pobres para llevarse la riqueza de nuestros bosques, de nuestros cerros, de nuestros ríos y lagos; nos quieren vestir
para borrar la tradición histórica de la vestimenta de nuestros antepasados, nos quieren educar para olvidar nuestras tradiciones, nos enredan con su palabra extranjera para obligarnos a callar el tesoro verbal de nuestros pueblos; nos
hacen creer que el territorio es sólo un pedazo de tierra para venderla al gran capital.

Es por ello que demandamos y exigimos a los diversos niveles de gobierno, tanto municipal, estatal como federal, lo siguiente:

– Alto a la corrupción en el gobierno. Que no se hagan de oídos sordos y de ojos ciegos, no están sirviendo al pueblo, se están sirviendo a ustedes mismos y a los poderes extranjeros. Por ellos, siguen permitiendo -a pesar
de los cientos de firmas y manifestaciones en contra – el aumento de permisos de venta de bebidas alcohólicas y de expendios clandestinos; la prostitución en los bares o similares; lo mismo que la siembra y la venta de
droga. Hemos vivido en carne propia, en nuestras casas, que el trago y la droga son causa de violencia familiar, de asesinatos, suicidios y eso hace que nuestra gente esté cada vez más pobre.
– Alto a la venta de la riqueza de nuestras tierras. Denunciamos
enérgicamente todos los proyectos extractivistas y megaproyectos que se imponen en nuestros territorios, sin consultarnos.

Hoy estamos en un lugar estratégico para los megaproyectos. Este territorio es uno de los objetivos del extractivismo corporativo de los bienes comunes.
Sabemos y conocemos del proyecto de represa en el Paso del Naranjo, comunidad dentro del Valle de Tulilha’, el cual creará un lago artificial que inundará 396 km cuadrados de selvas y tierras indígenas con capacidad de 24,540 millones de metros cúbicos. A las orillas de la presa se podrán construir “modernos” centros de población, industriales, agropecuarios y acuícolas.

Protestamos energéticamente en contra de la supuesta apertura de la construcción de esta represa. No queremos proyectos que beneficien a unos cuantos, no queremos proyectos sin que nos consulten, no queremos mejoras
para los ricos mientras los pobres seguimos en las mismas.

Peregrinaremos mirando el rostro de nuestros hijos, marcharemos buscando la armonía de nuestras tierras. Sabemos que recibiremos de nuestra Madre Tierra la
fuerza para ayudarle en su agonía. Nos alientan las palabras que el Papa Francisco nos dijo a los pueblos indígenas en su visita a San Cristóbal el 15 de
febrero:
“Sus pueblos, como han reconocido los obispos de América Latina, saben relacionarse armónicamente con la naturaleza, a la que respetan como «fuente de alimento, casa común y altar del compartir humano» (Aparecida, 472). Sin embargo, muchas veces, de modo sistemático y estructural, vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han
considerado inferiores sus valores, sus culturas y sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las
contaminaban. ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: ¡Perdón!, perdón hermanos. El mundo de hoy, despojado por la cultura del
descarte, los necesita a ustedes”.

A todos los que nos escuchan los animamos a sumarse a esta lucha por los pueblos originarios y por nuestra causa común. Somos mucho más que 11 municipios, mucho más que pueblos tseltales y ch’oles, mucho más que las tierras chiapanecas, porque sabemos de más hermanos y hermanas que luchan por su vida y sus derechos, por ellos también peregrinaremos estos días.

Que el Corazón del cielo y el Corazón de la tierra, dueño y creador del hombre, la mujer y la naturaleza, nos ilumine y fortalezca en estos días a favor de la vida
buena.

Dado en el municipio de Salto de Agua dentro de la Diócesis de San Cristóbal delas Casas, Chiapas, a los14 días del mes de noviembre del año 2016.
MOVIMIENTO EN DEFENSA DE LA VIDA Y EL TERRITORIO
PUEBLO CREYENTE DE LAS PARROQUIAS DE:
Candelaria, Huixtán, Tumbalá, Cancúc, Tenejapa, Oxchuc,
Ocosingo, Altamirano, Chilón-Sitalá, Yajalón y Salto de Agua.
DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s